miércoles, 21 de enero de 2009

Y así que pasen cien años

Parece que fue ayer, y ya han pasado nueve años. Bueno, en realidad han pasado diez desde que los revolucionarios (y ahora acomodados) chicos de Odisea Editorial decidieron poner en marcha una iniciativa pionera en España: el primer galardón literario para novelas con temática gay. Para mí han pasado nueve porque la efemérides en mi caso tiene que ver con la segunda edición, al año siguiente, en la que mi vida cambió.


Ha pasado el tiempo, y aunque la madurez impregna los recuerdos con una cierta sensación de distancia, no puedo dejar de emocionarme al recordar aquella llamada de Óscar, mi editor. Yo iba de camino a la facultad, en el autobús de línea, y la noticia me dejó tan alucinado que estuve a punto de bajarme en la siguiente parada, más que nada para saltar y gritar a mi antojo. No lo hice, pero imagino que la sonrisa que me acompañó durante todo el día era suficiente razón como para explicar que algo bueno me había sucedido.

Lo que vino después, la ola de presentaciones, entrevistas, promoción... es algo que recuerdo de manera agridulce porque aunque fue tremendamente agradable, también me agobió. Era muy joven y no estaba preparado para la fama, y eso que era una fama muy leve, superficial casi. Pero fama al fin y al cabo. Ahora siento algo de melancolía, y me dan mucha envidia los ganadores de este año porque sé que tendrán emociones muy similares a las que tuve yo. Quien no lo ha sentido no sabe de qué estoy hablando.

Ha pasado el tiempo. Diez años. Todo ha cambiado. La reivindicación del premio ya casi no tiene sentido. Pero queda mucho trabajo por hacer. Me siento muy orgulloso de haber formado parte de esa primera oleada de autores que marcaron precedente y, sobre todo, animaron a otros a seguir el mismo camino. Me consta que muchos (entre ellos, amigos muy cercanos) pensaron que si yo había estado ahí por qué no podrían estar ellos, y eso les hizo leer, escribir, e incluso algunos publicar.

A veces uno no hace las cosas porque cree que no tendrán ningún fruto. Hay que dar las gracias a Odisea Editorial porque, entre todas las cosas (buenas y malas) que han hecho en estos diez años, la más importante es incitar a los autores gays a que escriban porque sirve para algo. De hecho, sirve para mucho.

12 comentarios:

caotico_jq dijo...

La verdad es que tienes razón: con sus más y sus menos, Odisea son lo que son. Yo les estoy muy agradecido, y no sólo por haberme publicado, también por haberme animado a escribir la que es mi primera novela ("Fondos marinos" me dejó cuadriculado).

Pues eso. Un beso.

Vulcano Lover dijo...

Sí hombre, yo estoy a favor de que la gente se anime a escribir, no tanto quizá del "todo vale", pero bueno.
En cuanto a la novela con personajes y situaciones que contribuyan a la visibilidad y a la normalización de actitudes no discriminatorias en la sociedad, también estoy muy a favor. Pero desde el momento en que desaparece la autocrítica, la capacidad de cambiar, adaptarse y adoptar nuevos retos y se convierte en un negocio más como lo es el de muchos programas de televisión, revistas, y todo tipo de negocios en general donde el objetivo lucrativo hace desaparecer cualquier otro... ahí ya no estoy nada de acuerdo.

Pero en fin... no estaré esta tarde, es que tengo entradas para el teatro.
Enorabuena a los ganadores. Enorabuena a ti, sobre todo, por todo lo que has crecido

Peritoni dijo...

Debe ser muy emocionante recibir un premio por algo tan íntimo como una novela. Enhorabuena con retraso, jejeje.

Thiago dijo...

si, claro, ahora lo veo pq lo acabas de poner jaja

Cari, me han saltado las lágrimas imaginandote en el autobus todo emocionado, debe ser una sensación única, pq yo que me emporrono cuando me dan una simple mención pal blog... ¿cuántos años tenías? Seguro que ya no llego a tiempo de sentir esa misma emoción... Joder, debe ser algo tremendo, sentirte escritor de golpe, premiado y reconocido... Y seguro que Luis Algorri estaba en el jurado, jaajja

Bezos. Pues que sepas que Roberto Carrasco me "invitó" más seriamente que tu, que tu nah. Tu mucho invitarme a todo cuanto grupo de facebook "contra" algo pero a cenar al Bazaar no me llevas, jaajja

Bezos.

Nils dijo...

Es cierto que hacen mucho y ayudan a mucha gente, pero, como hablamos ya hace mucho tiempo, deberían también abrir la puerta a otro tipo de historias y tramas, temás que vayan más allá de la atormentada vida gay de juventud en el pueblo opresor y la llegada a la capital y todos los topicazos de la literatura gay que se publica habitualmente. Una pena que se hayan atado ellos mismos la correa.

Don Otto Más dijo...

Yo siempre lo digo, que todo sirve y que cuantos más mejor :)
Pena no haberte felicitado en su momento :) Pero ahora también sirve: FELICIDADES :D

Stanley Kowalski dijo...

Maravilloso, emotivo y agradecido recuerdo. Te felicito.

Besos.

...fan number one... dijo...

Enhorabuena aunque sea tarde!!!!
Ahora lo que tienes que hacer, es aspirar a otros premios literarios más importantes, como el Planeta, no?
Besos!

coxis dijo...

gracias por compartir un recuerdo tan bonito

y enhorabuena y felicitaciones

Martini dijo...

Por motivos que no vienen al caso he tenido que cambiar la dire de mi blog...
Ahora me puedes encontrar en
http://mimundomartini.blogspot.com/

BIRA dijo...

No sé si yo me animaría a escribir un libro, me faltan imaginación, talento y un millón de cosas más, pero admiro mucho a quienes sois capaces de hacer con vuestras palabras cambiar la vida de los demás, o al menos hacerla más llevadera durante el espacio que tardan en leer el libro.

Me ha gustado el mensaje que transmites. Ciertamente, son demasiadas las ocasiones en las que dejamos cosas por hacer porque pensamos que no servirán de nada. Y así nos luce el pelo.

Un beso muy fuerte... y que no dejes de emocionarte nunca!

Fran dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.