jueves, 18 de diciembre de 2008

Novelas gemelas

Yo ya no tenía esperanzas, pero el editor me llamó hace unas semanas con la noticia: "Se presenta la novela". Qué novela, pensé yo, así, sin signos de interrogación, porque no es una pregunta, es casi una exclamación pero sin serlo tampoco; es más bien una sorpresa que arranca sin mucha ilusión, la verdad, porque cuando las cosas no se hacen cuando se deben, dejan de ser ilusionantes. "Tu otra mitad", me respondió, y no sé si en ese momento creyó que me había vuelto loco o que quizás había cambiado de móvil y estaba hablando con un perfecto desconocido.

El caso es que me propuso una presentación conjunta. Malo, pensé, con la misma poca ilusión con la que empecé a pensar antes. "La idea es presentar en una primera parte la novela de Pablo Castro, Hollywood life; y en la segunda parte presentar la tuya. Y que ambos presentéis la novela del otro, al alimón o alanaranja, como queráis". Malo malo, volví a pensar.


Pero ahí no acababa la cosa. "Apunta el correo de Pablo Castro y hablas con ella". ¿Cómo que "con ella"? Esto ya no fue pensado con desilusión, sino con cierta rechufla: mi novela habla, en parte, de un chico que descubre que en realidad es una chica a la mitad de la trama, con los jaleos que conlleva eso, sobre todo con su novio, que ha tardado en aceptar su homosexualidad y, cuando lo hace, se epata al pensar que en realidad nunca fue gay, siempre estuvo enamorado de una chica, pero con el cuerpo equivocado. "Sí, es Nuria, que escribe bajo seudónimo". Malo malo malísimo, repensé, dispuesto a colgar el auricular en el transcurso de los siguientes dos segundos. Sin embargo, por esa educación que no sé de dónde aprendí, seguí al teléfono, y al final la cosa cuajó.

Cuajó de tal modo que al recibir Hollywood life en mi casa, lo empecé a leer. Y no me enganchó nada. Pero cuando llevaba leídas unas 15 o 20 páginas, sentí algo. Una vibración interior, una pulsión inesperada, como si me hubieran pinchado de repente con una aguja hipodérmica y me hubieran inyectado de golpe una buena dosis de adrenalina. Los personajes de la novela son primos hermanos, por no decir hermanos directamente, de los protagonistas de Tu otra mitad. Dicen, hacen, piensan lo que a veces dicen, hacen y piensan mis criaturas. Incluso algunas escenas me gustaron tanto que creí que las había escrito yo.

Pensé que últimamente paso demasiadas horas solo y que eso me está trastornando de manera preocupante. Así que llamé a Pablo Castro, metamorfoseado en una mujer, y le conté muy superficialmente lo que estaba sintiendo. Pero ella se desnudó totalmente y se mostró eufórica ante las similitudes de ambas novelas. Así que me desaté y yo también le dije que estaba alucinando. Hablamos, sobre todo, de las casualidades, del destino (de nuestros destinos, pero también del azar que es común a nuestros libros), y del buen ojo del editor para hacernos coincidir. Y también estuvimos de acuerdo en que no solemos leer novelas publicadas por Odisea, y que ambos seríamos desconocidos para el otro si no fuera por este agradable encuentro.

Lo demás, la presentación, el vernos en persona, la simpática presencia de Carla Antonelli en el acto, los amigos y familiares que no se perdieron el evento, pertenece al mundo social, y cualquiera que estuviera allí puede contarlo, sin duda mejor y más objetivamente que yo. Pero lo que nadie más puede contar es esa comunión casi mística que Nuria y yo sentimos al leer en libro ajeno lo que cada uno pretende narrar.

15 comentarios:

Nuria dijo...

Ay, qué "rebonico" lo has contado, Tomás... Por alusiones, creo que ahora me corresponde contar mi versión de los hechos y cerrar el círculo de conexiones literarias entre "Tu otra mitad" y "Hollywood Life", ¿no te parece?

Besos

Nuria C. Botey/ Pablo Castro

Peritoni dijo...

¿Hay que leerlos en algún orden o son indistintamente leibles?
(aunque ya has contado demasiado del tuyo, grrrrr)

caotico_jq dijo...

Ostras, pues sí que me alegro de que fuera todo tan bien y que el editor tuviera el buen ojo de ver esas similitudes...

El caso es que a mí ni me propusieron hacer presentación de mi libro, no sé si eso es bueno o malo. ¿El tuyo salió hace bastante, no?

Un beso

Stultifer dijo...

Cuando las barbas del libro ajeno veas cortar pon las tuyas a remojar.

coxis dijo...

Enhorabuena

(confieso que todavía no he leído tu libro... En cuanto esté de vacaciones lo agarro)

Mart-ini dijo...

Pues si el tuyo me gustó un montón, el de ella/el seguro que me gusta!!

...fan number one... dijo...

Pues si a tú fan number one le gustó tu libro, seguro que le encanta el de PABLO/NURIA, así que queda prometido que me lo leeré, estas navidades tengo lectura pendiente, así que me tendré que aplicar el cuento, nunca mejor dicho!!!
Por cierto, yo que estube en la presentación, me encantó todo, sobre todo la manera de hablar y de expresarse Nuria, se la ve una chica con estudios, al igual que el autor de "Tu otra mitad", que leyó un párrafo del libro, y ponía los pelos de punta. Ni que decir que la maravillosa, cariñosa y majisima Carla, estubo a la altura de las circunstancias, no puedo decir nada malo de una persona que enamora cuando se la conoce: UN BESO CARLA!!!
Otro para Nuria y otro para REALITY

Nils dijo...

Yo creo que siempre es buena noticia y motivo de alegría que se publique un libro para el que has dedicado mucho tiempo y trabajo. No seas pesimista. Un abrazo y espero que el siguiente pueda tener la libertad creativa que te mereces.

Vulcano Lover dijo...

qué cosas más curiosas pasan en la vida, ¿verdad?

Jeanne dijo...

Vaya, enhorabuena a los dos por vuestro encuentro y por vuestras novelas gemelas.

Me gusta escuchar cosas así.

:-)

hm dijo...

Con retraso, te deseo que estéis tu, los tuyos y tu novela pasando unas felices fiestas. (Yo es que llego siempre con retraso a todas partes).

ASTRAKUS dijo...

¿Por qué en las novelas filogays siempre ponen esos chulazos en la portada?
¿Son el equivalente a los tios descamisados imposibles de las fotonovelas de Corin Tellado y cia?
No sé...muy belami todo.

¡Feliz año!

Miss Ketchup dijo...

Pues que bien que todo saliera a pedir de boca y que haya habido tan buena conexión entre vosotros!!

A ver si los Reyes Majos me lo traen de regalo!

Muak!!

BIRA dijo...

A las buenas! La hija pródiga ha vuelto. Lo primero feliz año y lo segundo, olé tus huevos! Iba leyendo el post y la mala leche me subía por momentos, pensando en lo chungo que tiene que ser que, tras el duro trabajo que tiene que ser escribir una novela, te retrasen la presentación (que tiene que ser la pera), que encima tengas que compartir el acto con otro escritor y su novela... que todo parezca ir al revés! Y cuando he leído la comunión perfecta de la que hablas y las sensaciones que te ha hecho sentir el libro de la otra persona, y la buena relación que puede llegar a haber entre vosotros... hasta he sentido un poco de envidia. Fíjate.

espero que todo haya sido perfecto y que lo que el destino ha unido sea para siempre.

Don Otto Más dijo...

Actualización! ACTUALIZACIÓN!
Que estamos en 2009!