jueves, 7 de agosto de 2008

Elegir entre el remedio o la enfermedad

A veces, uno no sabe si es peor el remedio que la enfermedad.

Hace cosa de ocho o diez años leí la mejor novela (y última) de Truman Capote, A sangre fría. Me dejó alucinado. Dicen que inventó un nuevo género, la novela documental, pero a mí me parece que es literatura con mayúsculas, sin mayores etiquetas. Es lo mismo que hizo Homero en su época o Cervantes en la suya: contar algo de una manera tan original que todo el mundo se quede con la boca abierta.

Narra el truculento asesinato de una familia del medio oeste de Estados Unidos a manos de dos extraños individuos que poseen unos incomprensibles vínculos de amistad, y el posterior proceso judicial que culmina en la pena capital para los culpables. Se puede palpar la obsesión del autor por los detalles y el atractivo que despierta en él el suceso.

Pero en realidad no entendí nada.

Unos meses después, encontré la versión cinematográfica de la novela, una cinta dirigida por Richard Brooks. Se rodó dos años después de que se publicara el libro, con los asesinatos todavía en la retina de los ciudadanos, así que se puede imaginar el grado de interés que suscitó la película. El blanco y negro es sugerente, y saber que se filmó en los escenarios naturales de la tragedia da un valor añadido.

Además, me sirvió para ponerles caras y gestos a los personajes, y aunque mi imaginación no se correspondía punto por punto con lo que ideó el director, sí puedo decir que las interpretaciones de la película me enseñaron cosas que no había captado leyendo la novela.

Pero en realidad no entendí nada.

Ha sido esta semana, al ver la película Truman Capote, la genial cinta de 2005 de Benett Miller, cuando he entendido todo. No me refiero al hecho de que Capote sintiera algo más que un interés de periodista sanguinario hacia los asesinos. Su atracción hacia Perry, el más intelectual de los dos homicidas, es física, casi sexual. Eso lo intuí en la novela de Capote, y me quedó más claro cuando vi la película de 1967.

No me refiero a eso. Me refiero a que no entendí nada del drama personal que tuvo que vivir Truman Capote mientras escribía A sangre fría. Su mente, compleja como la maquinaria de un reloj, debió sufrir lo indecible. Porque debió luchar entre dos sentimientos: su orgullo personal, que le impulsaba a acabar la novela cuanto antes y, por tanto, a precipitar los acontecimientos que acabaron con el ahorcamiento de los asesinos; y, por otro lado, su amor incondicional hacia uno de los dos acusados.

Truman, debatiéndose.

Es eso lo que no entendí. Y creo que es la clave de su novela. Y creo que es la clave de muchas de las novelas en las que se han convertido nuestras vidas. En realidad, se trata de elegir entre dos posibilidades, sabiendo que ninguna de ellas será la buena. Se trata de seleccionar aquello que creemos que será lo menos malo.

Nuestra mente está tirada por dos caballos, los dos en direcciones opuestas, y nosotros tenemos un instante para decidir qué caballo soltamos y a cuál le dejamos que tire de nosotros.

Truman se enfrenta a sus dos caballos: su orgullo o su amor.

A veces, es peor el remedio que la enfermedad.

A veces, uno se enfrenta a su orgullo y a su amor con idénticas fuerzas, y descubre que quizás la única salida es dejar de luchar. O justo lo contrario. A veces, uno piensa si será mejor dejar que se muera nuestro amor para terminar de una vez la novela, o seguir alimentando el sentimiento aunque desconozcamos el final.

Quizás sigo sin entender nada.


28 comentarios:

Reality Bit dijo...

O es que quizás el remedio está dentro de la enfermedad?

Peritoni dijo...

Por desgracia no he leído la novela (aún), pero vi la película, la más nueva. En ella todo gira en torno a Capote y su relación con el caso, o mejor dicho con uno de los asesinos del que está claramente colgado. Así que no sé si el libro es autobiográfico y trata de la etapa de la vida del escritor en ese momento en el que ocurrieron los hechos o la novela es simplemente el relato de lo que ocurrió. No sé si me explico...

Vulcano Lover dijo...

Las decisiones siempre implican una pérdida.Pero especialmente cuando todas las opciones nos gustan, o cuando ninguna nos desagrada. También cuando no nos gusta ninguna, pero no nos queda otra que elegir.
Elegir implica siempre una pérdida.
Lo que no se elige se pierde, y a cambio ganamos otra realidad. A mí personalmente no me gusta tener que considerar una como el precio de la otra. Creo que cuando se pierde de todas formas hay que ser honesto con uno mismo y responsable con los demás que están implicados. Decidir con el corazón, con sinceridad y con responsabilidad. Y claro, es difícil, pero pasar por situaciones de este tipo nos hace siempre más sabios y más humanos...

hm dijo...

De entre las posibilidades de elección que se pueden plantear en la vida, creo que la más difícil es justamente la del tipo que tu planteas... cuando sabes que algo debe acabar, pero no sabes si dar el paso adelante o no... pero podría ser peor... que la duda no fuese si acabarlo o no, sino cómo acabarlo...

Thiago dijo...

Yo no he visto la peli, me ha llamado la atención la voz de Capote... Era gay, claro, eso ya lo sabía, pero ¿tenía esa voz?.

Realmente Capote inició una manera de hacer literatura que aun hoy nos persigue, es la novela al momento, tipo las recreaciones que hacen en la tele, como el crimen de Fargo o la captura de El solitario.

Capote sentía una verdadera fascinación por ese asesino, pero es que Truman tenía una cabeza un poco perversa tb o no? A veces parece que para ser genial tienes que tener algo raro o drogarte o nuse...

Del enfrentamiento que propones entre orgullo o amor, creo que en cualquier caso siempre salimos perdiendo, pues los dos, el amor y el orgullo nos acaban haciendo sufrir.

Yo ahora dudo entre felicitarte con un bezo o mandarte un cuento ensangrentado, jajaj

bezos, cari.

P.s. Te llamó Stulti? JAJAJ

Barak dijo...

La novela de capote es como toda obra de arte completa en sí misma, y no creo que haga falta leer ni ver nada más para entenderla, aunque nos interese mucho más sobre ella.
Yo lo he hecho, cierto, pero no me ha aportado nada comparable al goce y la impresión de leer la novela por primera vez, toda una impresión.

El entrar en el proceso creador de una obra de arte es algo imposible, hay un misterio (inspiración lo llaman) que no es analizable, y eso es lo que intenta hacer la película, que por tanto da una versión sobre el proceso creador de capote, pero no la que es con seguridad.

Sobre las decisiones... todos nos tenemos que debatir, y ojalá sólo hubiera dos opciones, todo sería mucho más sencillo, sería binario.

Pilar M Clares dijo...

Reality, mil besos, medio me incorporo.
Coincido en que la novela es de las mejores no solo de Truman, sino de las universales. En parte, como dices, es por la fascinación de Capote por el personaje, con el que llegó a no tener piedad (??) por la atracción que le despertaba. Algo de enfermizo hay quizás en ello, como es posible que exista en todos los creadores, la paranoia por seguir una idea. He visto las pelis, la novela desde mi punto de vista y sin ánimo de comparar, es mucho mejor. Los puntos de vista, la aproximación a los perosnajes, el olor a crimen, esos personajes tan ingenuos como manchados de sangre, la muerte, uhs, es la pera.
Mil besos. Poco a poco iré incorporándome. Muasc

gatchan82 dijo...

el razonamiento de vulcano, que ya conocía, creo que es más que correcto.

yo no dudo en elegir, porque creo que hay muchas oportunidades

Thiago dijo...

Vuelvo a ver que dice la gente, si el remedio o la enfermedad.

Yo creo que siempre mejor el remedio, cari.... lo que se llama "cortar por lo sano". Lo malo es que hay muchas enfermedades a las que no hay remedio que oponer, y pienso que la mas grave es el amor.

Bezos.

P.S. Por más que pienso no soy capaz de imaginar a quien te refieres que pueda hacer sombra a mi Edilson.... ¡Da su nombre o calla para siempre! jajaja

P.S. 2. ¿Llamaste a Stulti? jjaja

tertulias para perogrullos dijo...

Hola, es la primera vez que me paso por tu blog, está muy bien, me gusta. La verdad es que no he visto esa peli, así que no se que decir jajaj. Saludos

ASTRAKUS dijo...

Ya lo dicen los pet Shop Boys: "Sometimes the solution is worst than the problem".
Y los PSB nunca mienten en sus canciones...

Esa peli la quiero yo ver, si, si.

ASTRAKUS dijo...

Ya lo dicen los pet Shop Boys: "Sometimes the solution is worst than the problem".
Y los PSB nunca mienten en sus canciones...

Esa peli la quiero yo ver, si, si.

Stultifer dijo...

Quédate con la enfermedad. Todos quieren dar siempre un remedio. Si les hicieras caso a ellos, al final acabarían matándote.
¿Sirve de algo decirle a una persona "te quiero" siendo falso, para que no sufra? o ¿es mejor dejar que sufra un poco y pueda retomar su vida?

¿Alguien iba a llamarme?

Thiago dijo...

Cari, he venido a tu blog pero me voy a ver el de Astrakus que en la foto del Avatar parece guapo... o igual es uno de los PET SHOP BOYS y yo sin enterarme, con lo mitómano que soy (mitómano es que mete mucha mano, no?) jaja

bezos

Mario dijo...

Soy un Truman Capote adicto. A sangre fría me encantó...
(espero que estés mejor).

tertulias para perogrullos dijo...

Gracias por pasarte por mi blog, nos leemos. Saludos

Nils dijo...

es lo que tiene ser gay, que ves a un chulazo matón heteruzo y se te caen las bragas...

ASTRAKUS dijo...

Una pregunta estúpida: ¿cómo haces para poner ese blogroll que tienes con el avatar y un trocito de cada post?
Mira que lo intento y no me sale igual...
Ains...ya no sé ni plagiar como dios manda...

peibol dijo...

¡Hola!

Como ves ya he vuelto de Madrid, que me encantó, todo dicho sea de paso. Te he concedido el "premio al esfuerzo personal", y te he añadido a mi lista de blogs. Pásate por el mío para recogerlo, saber lo que debes hacer al respecto, y ver las bonitas palabras que te dedico XD.

Un saludo

PasaelMocho dijo...

Nunca he podido leer esa novela ni ver ninguna película referida al caso. Me daba miedo.

Thiago dijo...

Qué tal por ahí, cari... en Galicia hoy hace un día de puro invierno...!

Bezos y asias x tus coment.

3'14 dijo...

En uno de los programas de Redes hablaban sobre la toma de decisiones y las dificultades ante las que nos encontramos en muchas ocasiones, pues como comentan otros bloggers, por suerte o por desgracia no siempre hay exclusivamente una (ya no sería una elección), ni tampoco siempre dos vías... lo que referían en el citado programa venía a decir que, ante la duda, la mejor opción es guiarse por la intuición (y mira que es un programa que parte siempre desde la base ciéntifica, y debería abogar más por la aplicación de la lógica), no obstante, ante sentimientos, o concretamente el funcionamiento del cerebro humano, del cual queda tanto por descubrir, hoy por hoy, podemos decir que, la decisión que por instinto tomemos será la más acertada, o beneficiosa para uno mismo, y existe un mecanismo interno que tal vez sin saberlo lo aplicamos desde el instinto.

Concluyo con una cita de Pascal: El corazón tiene razones que la razón desconoce

Y cuando alguien opta por una salida, en ese momento debe convencerse que ha sido la correcta. Aunque en un futuro, por acontecimientos que muestren lo contrario pueda reconocer que se equivocó, o bien que no era la más acertada. Lo cual tampoco está nada mal admitir con honestidad y humildad.

El caso que Capote optara por terminar su novela no implica que se decantase por su orgullo, la muestra es que no volvió a escribir ninguna otra.

No he leído el libro, sólo he visto la peli del 2005. Excelente interpretación de Philip Seymour Hoffman.

Besos!

Javier Herce dijo...

Pensar que tengo ese libro hace tiempo y no lo he leído aún...

ASTRAKUS dijo...

Gracias por la info! Será que soy un negado para esto pero creo que algo hago mal...¿dónde coño tengo que pegar el código que sale?
Puff, qué lio.;)

amoaguillemostaza dijo...

He de decir que aunque no hevisto la peli de Truman,el libro de A sangre fría me dejó helado.Me enganchó tanto que lo tuve que leer en tres días.La adaptación tampoco la he visto así que no puedo opinar de las dos películas pero esa obsesión que tiene Truman capote por el asesino hizo que terminara casi con mis nervios.Si te gustó el libro te recomiendo Ataúdes de Artesanía que son unos relatos que escribió Truman no sé muy bien en qué época,si antes o después de A sangre fría.Se leen en nada y van un poco por esa línea.
Saludetes

Mart-ini dijo...

ni he leido el libro ni he visto la peli... me lo apunto...

temptation dijo...

La mejor novela que he leído hace mucho tiempo, han tenido que pasar treinta años para que pudiera descubrirla, dónde tendría yo la cabeza...

BIRA dijo...

A sangre fría me encantó cuando lo leí, aunque te confieso que mis "reflexiones" (si es que yo tengo de eso) no fueron tan sumamente profundas ni trabajadas como las tuyas. Cuánto me queda por aprender!!

Saluditos apretaos (soy una copióptera, lo sé, pero me encantan)